Publicidad
Invierno Cultural
¡Vaya pedazo de parque que tenemos!

LOS MEJORES RINCONES DEL BARRIO (III)

Parques infantiles... para el día y seguros


Qué maravilla. El parque infantil de la calle Anna Paulova, en mi barrio, está hecho para disfrutarlo. Hay zonas de sombra, los toboganes están dotados de elementos antitérmicos que impiden que el metal con el que está hecha la parte deslizante se caliente y evite achicharrar al usuario; el suelo de caucho está en perfectas condiciones, no solo no araña si se cae un niño, sino que ninguno de los posibles roces causan daño alguno a la piel. Además, las baldosas están colocadas en perfecta alineación, sin desniveles entre losa y losa.

Parece que el diseñador es persona con niños a su cuidado y que acude con ellos a menudo al parque, por eso lo ha diseñado para su uso en cualquier hora del día, especialmente a esas que los niños más necesitan dejar la consola, la tele y la tablet. Que hace mucho sol, no se preocupen, hay una amplísima zona de sombra, con bancos en los que descansar a la fresquita. Es así, sabe que vivimos en Almería, una ciudad dispuesta siempre a talar árboles y a poner maceteros cuquis y toldos en plazas, calles y avenidas al estilo de las ciudades modernas europeas. Se me saltan las lágrimas al recordar un espacio similar en un suburbio londinense.

¡Vaya pedazo de parque! Extraordinario mantenimiento. Los niños más pequeños pueden dar carreras sin encontrar obstáculos, sin peligro a meter el pie entre baldosa y baldosa y, en el mejor de los casos, hacerse una torcedura. Los lugares que ocuparon elementos retirados no solo están señalizados, sino que se han vuelto a cubrir con caucho para evitar accidentes y además hay pequeños bancos para que las mamás y papás de los más pequeños puedan descansar entre carrera y carrera.

Un grupo de madres y padres indicaron a 'La Cañada, Ciudad Universitaria', su intención de convocar entre las 10 y las 14 horas y de 17 a 20 horas a responsables municipales para felicitarlos e imponerles la medalla correspondiente. El contento es tan generalizado que no se sabe de ninguna carta de protesta con el sello de las organizaciones vecinales. ¡Buen rollo!