Publicidad
Primavera Cultural
La Cabalgata de La Cañada mejora cada año.

Los Reyes marcan el inicio de una nueva etapa en La Cañada

En la Cabalgata se volvió a pedir que el barrio cuente con los servicios que necesita


No fue una Cabalgata de Reyes como la de siempre porque, además de tener una carroza para cada 'majestad' y un acompañamiento mejorado, la de La Cañada fue como un cohete que marcó el inicio de una nueva etapa con el compromiso de reivindicar permanentemente el barrio hasta que cuente con los servicios no ya que se merece, sino que necesita para no estancarse más en el tiempo.

El que se llevara a cabo una actividad como la de la la Noche de Reyes, en clara competencia con la principal, demuestra que con un poco de imaginación y una buena dosis de cariño, desde el barrio se pueden transmitir los valores de una tradición como la de Reyes.

Está claro que la que recorre el centro de la ciudad siempre contará con el apoyo y presencia de los vecinos de La Cañada, a los que se debe cuidar un poco más al menos en materia de facilidades para desplazarse y poder regresar en condiciones y no solo cuando la Cabalgata recorre las calles de Almería, sino siempre, a diario y sin excusas.

Cita en el barrio

Las calles de La Cañada volvieron a ser escenario de una Cabalgata bastante mejorada y que cada año debe aumentar su capacidad de movimiento local y de cita en la calle. En los últimos años ha avanzado en el camino que debe ser un acto de este tipo, si bien todavía hay bastante margen para potenciarla y hay que insistir en ello. A ver si en un tiempo corto somos capaces de dotarla de una serie de puntos atractivos que la conviertan en el lugar de encuentro del vecindario infantil de La Cañada y de su zona de influencia.

Si La Cañada tuviera la condición de municipio seguramente desplegaría, como sucede en pueblos cercanos de su entorno, algo más de medios a uno de los acontecimientos más populares del año. Lo mismo debe hacer en otras cotas, como las fiestas patronales de San Urbano, a las que hay que dotar de un sello propio que las identifique y convierta a La Cañada en un lugar de acogida festiva con una programación más abierta.

Pero volvamos a la Cabalgata de Reyes, que empezó a tener sabor de barrio y que debe aspirar a aumentarlo mediante acciones que atraigan a un mayor número de personas, con un incremento de su propio compromiso. La labor iniciada por la Asociación de Empresarios, Comerciantes y Profesionales en su etapa inicial, aún no se ha consolidado del todo, pero merece la pena seguir intentándolo. Ese es el camino para que La Cañada alcance de verdad las mejoras que su peso como barrio requiere y para eso hay que estar desde este mes de enero insistiendo, trabajando y, si es necesario, sacándole los colores  a quienes frenan nuestro desarrollo.

Melchor, Gaspar y Baltasar lo han pedido este año desde lo alto de sus carrozas y dentro de un año será el momento de analizar el resultado